sábado, 25 de julio de 2015

Fragmentos sobre el relativismo y el principio de inmanencia



“El principio de inmanencia es una postura gnoseológica donde hay una primacía del pensamiento con respecto al ser de las cosas…”

Los dos principales elementos que han contribuido a fundar el principio de inmanencia:
   
   1.       “El primero es la simplificación del proceso cognoscitivo que se centra en el concepto de idea en Descartes. Se podrá observar que dicho proceso reduce el pensamiento a   percepción en la conciencia, donde se mezclan y confunden los datos proporcionados por los sentidos externos e internos.…”
   
     2.       “El segundo es el representacionismo, que admite que sólo las representaciones de la mente son los auténticos objetos reales, las cosas son causa y meros casos que se presentan en la realidad...”

“El principio de inmanencia admite el conocimiento de las ideas pero niega una aproximación real con las cosas, la verdad se genera en el propio ser humano. Este principio puede conducir de una manera casi directa al relativismo gnoseológico. Esto se debe al carácter intrínseco de su gnoseología, ya que la razón principal del conocimiento radica en el mismo sujeto…”

“Descartes todavía admite una realidad extramental, que la podemos conocer con su peculiar método, pero su gnoseología rompe con el realismo del conocimiento. En la filosofía de Kant, en cambio, el principio de inmanencia adquiere ya una madurez plena. Se admite la incapacidad del conocimiento humano de conocer el noúmeno, solamente podemos conocer el fenómeno a partir de nuestras formas a priori de la sensibilidad y el entendimiento. El “giro copernicano” propuesto por Kant centra el fundamento de la verdad en el hombre y deja a las cosas tal cual son, sin poder admitir en ellas más que la objetividad de que son…”

“Al ser el hombre el protagonista principal del conocimiento y dejar relegadas de manera pasiva a las cosas extramentales, el subjetivismo se proclama director del pensamiento y de la determinación consciente de lo que será la verdad…”

“De esta manera, la verdad surge desde dentro del hombre, y lo lógico es que pueda haber percepciones diferentes acerca de una misma cosa, con lo cual, se acepta la posibilidad de distintos tipos de verdades dependiendo de lo que a cada uno le muestra su razón…”

“En efecto, el principio de inmanencia deja el protagonismo de la verdad de las cosas al sujeto, desaparece la adecuatio rei et intelectus, y como no hay un punto común de referencia, que en el realismo era el mismo ser de las cosas, el conocimiento fluctúa y puede volverse relativo…”



Tomado de “El relativismo y el principio de inmanencia”, de Miguel Acosta López

No hay comentarios: