domingo, 22 de enero de 2017

¡Mi nuevo libro! ¡gloria a Dios!

El día de hoy con el favor de Dios he terminado un nuevo proyecto de libro, se titula "Cartas a Tomás, por qué el mundo actual es como es", y está compuesto por una serie de 30 cartas escritas en lenguaje ameno, directo, sencillo y personal, que buscan presentar al lector los principales acontecimientos que ya desde la edad media misma han ido influyendo en la conformación de los modos de pensar y de vivir que caracterizan a la sociedad actual.

El formato escogido, cartas, obedece a nuestro deseo de escribir con cierta libertad, sin necesidad de recurrir al complejo aparato de citas y recursos bibliográficos que caracterizan a los formatos más académicos. Esperamos que dicho formato contribuya a hacer más cómoda la lectura, asimilándose casi que a un diálogo familiar, ameno y tranquilo sobre temas que nos debieran concernir a todos.

Agradezco ante todo a Dios que me ha permitido terminar este nuevo proyecto, a Él lo consagro y de Él espero la bendición para que llegue a ser de utilidad para el mayor número.

Actualmente hay una gran necesidad de claridad, de firmeza en los principios, de ideas rectas sobre la realidad y de juicios seguros sobre las ideologías que enturbian el tranquilo ejercicio de la inteligencia. Puedan las páginas de este nuevo proyecto despertar el interés de muchos y motivarlos a conocer más sobre los temas que allí solo brevemente abordo.

A continuación comparto la tabla de contenido de la obra, y de antemano pido sus oraciones por la difusión del escrito. Dios les pague.
_______________________________________________________________


Tabla de contenido

Introducción   p. 11

Carta I.
¿Por qué he decidido escribirte estas cartas?   P. 17

Carta II.
De la importancia de conocer los orígenes del mundo actual   p. 19

Carta III.
¿Por dónde empezar? Érase una vez la edad media   p. 23       

Carta IV.
Dos monjes famosos: Tomás de Aquino y Guillermo de Ockham   p. 29

Carta V.
Ahora sí, Guillermo de Ockham…   p. 35

Carta VI.
¿Qué fue el renacimiento?   P. 41

Carta VII.
Martín Lutero, el fundador del protestantismo   p. 47

Carta VIII.
La aparición de la filosofía moderna: René Descartes   p. 53

Carta IX.
Racionalistas y empiristas   p. 59

Carta X.
¿A qué se llamó ilustración?   p. 67

Carta XI.
La revolución francesa   p. 71

Carta XII.
La aparición del liberalismo   p. 77

Carta XIII
Ahora sí… el liberalismo   p. 83

Carta XIV.
El liberalismo religioso   p. 87

Carta XV
Un filósofo exageradamente puntual   p. 93

Carta XVI
La ética de Kant   p. 99

Carta XVII  
Marx, el profeta del ‘proletariado’   p. 105

Carta XVIII.
La ciencia   p. 113 

Carta XIX.
Darwin y su teoría de la evolución   p. 119

Carta XX.
El súper hombre de Nietzsche   p. 125

Carta XXI.
Freud y el inconsciente   p. 131  

Carta XXII.
¿Qué enseñó la escuela de Frankfurt?   P. 137

Carta XXIII.
Unos señores llamados neopositivistas   p. 143

Carta XXIV.
Mayo del 68’ y su revolución   p. 149

Carta XXV.
La ideología de género   p. 155

Carta XXVI.
El relativismo   p. 163

Carta XXVII.
El ateísmo   p. 169

Carta XXVIII.
Una mirada muy personal al recorrido realizado   p. 175

Carta XXIX.
No dejes de interrogarte   p. 183

Carta XXX.
Defender la inteligencia   p. 187

Epílogo 



Leonardo Rodríguez


3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Para cuando estará disponible? Un saludo, gracias y enhorabuena.

Ana M Martínez Rozo dijo...

Estimado escritor, me place en saber que sus proyectos siguen en curso y dando buenos frutos, como lectora de sus escritos debo de decirle con la delicadeza de la sinceridad, que todos sus escritos son muy buenos y que este último me ha cautivado y ha tomado por entera toda mi atención; de todo corazón deseo que este mismo acontecimiento suceda en muchos otros lectores, sobre todo en los adolescentes que si bien tienen llena la cabeza de nada. Un afectuoso saludo y mis mejores deseos.

Ana M Martínez Rozo dijo...

Estimado escritor, me place en saber que sus proyectos siguen en curso y dando buenos frutos, como lectora de sus escritos debo de decirle con la delicadeza de la sinceridad, que todos sus escritos son muy buenos y que este último me ha cautivado y ha tomado por entera toda mi atención; de todo corazón deseo que este mismo acontecimiento suceda en muchos otros lectores, sobre todo en los adolescentes que si bien tienen llena la cabeza de nada. Un afectuoso saludo y mis mejores deseos.