viernes, 21 de septiembre de 2012

El apoyo de Margaret Sanger al nazismo


La Revista Control de la Natalidad estaba llena de escritos elitistas que emanaban de los eugenistas más renombrados y respetados (científicos, médicos, psicólogos).

Uno de ellos, el Dr. Lothrop Stoddart, egresado de Harvard, director de la Liga americana pro control de la natalidad, escribió en 1940 un libro cuyo capítulo titulado "En el tribunal eugenésico" expresaba admiración por la forma en que los alemanes purificaban su raza mediante la esterilización de los inaptos: "La ley de esterilización extirpa los rasgos genéticos más negativos de la raza germánica, de una manera científica y realmente humanitaria".

En el editorial de la Revista Control de la natalidad de abril 1932, se encuentra un "Plan para la paz" que recomienda, entre otras, las siguientes medidas:

"Aplicar una política firme y seria de esterilización y de segregación a aquella fracción de la sociedad... cuya herencia es susceptible de transmitir rasgos cuestionables a su descendencia.
Preparar terrenos agrícolas y edificios para dichas personas segregadas, en que se les enseñaría a trabajar, bajo la supervisión de instructores idóneos, por el resto de su vida".


"Debemos oponernos resueltamente tanto a la propagación de los asiáticos en las áreas de raza blanca, como a su diseminación en aquellas regiones en que, aunque no sean habitadas por blancos, están habitadas por gente no asiática, gente de razas verdaderamente inferiores... mientras más primitiva es un tipo de gente, más prepotente es. Por esto, la mezcla con los negros es por lo regular fatal".

¡Es el proyecto del campo de concentración! ¿Existe alguna diferencia con este otro texto de la misma época: "Quienes son física y mentalmente malsanos no deben perpetuar sus sufrimientos en los cuerpos de sus hijos. El Estado debe colocar la raza en el centro de toda la vida". Sólo el autor es diferente: éste es Adolfo Hitler en Mein Kampf. Fue el régimen nazi, por otra parte, el que legalizó y alentó la contracepción y el aborto entre los judíos y los eslavos, considerados como razas inferiores.

Nada sorprendente, entonces, en que se haya establecido una connivencia entre el movimiento del "control de la natalidad" y los nazis. La conexión aparece más claramente aún en ciertos artículos de la Revista Control de la Natalidad: en 1933, "La esterilización eugenésica: una necesidad urgente" de Ernst Rüdin, director de esterilización genética bajo el régimen de Hitler, y más tarde fundador de la Sociedad Nacional-Socialista por la higiene racial. También en 1933, "La esterilización selectiva" de Léon Whitney, que alaba y defiende la política racial del IIIer. Reich.

El número de noviembre de 1939 de la Revista incluye un estudio comparativo de las políticas de control de la natalidad de Italia y Alemania aprobando el programa alemán, porque ha sido "llevado a cabo de manera más cuidadosa. Reconoce tanto la necesidad de calidad, como de cantidad". 
Harry Laughlin, uno de los militantes más activos de la Liga americana pro control de la natalidad, es autor de una ley-marco de esterilización eugenésica que fue directamente adoptada por Hitler, y valió a Laughlin el título de Doctor Honoris Causa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Heidelberg, en aquel entonces centro del racismo "científico".

Hubo otras relaciones de este tipo, y las sigue habiendo, con movimientos racistas por la supremacía blanca.


(Tomado de http://10birthcontrol.blogspot.com/search/label/01%20Margaret%20Sanger)

No hay comentarios: