viernes, 21 de septiembre de 2012

La fundación de la IPPF


La fundadora de Paternidad Planificada fue Margaret Sanger, nacida en Nueva York en 1879 de una familia numerosa y pobre. Asistió a la escuela Francisco Ferrer, donde comenzó a leer los escritos de Ellen Key, una feminista sueca autora de The Women's Movement ("El Movimiento de la Mujer"). El libro presenta una moralidad subjetiva: la "ética de situación" de hoy en día, es decir, que no hay normas morales absolutas, sino que toda decisión depende de las circunstancias y puede ser justificada según ellas. Fue de este libro feminista que Margaret Sanger adoptó sus ideas acerca de la femineidad y el matrimonio, desarrollando la ideología de que "al yo interno debería serle permitida una plena libertad de expresión y desarrollo", y que sólo la satisfacción sexual individual, no la ley o la tradición, podía hacer santo el matrimonio, ya que "el amor físico" es "un imperativo más elevado que la mera ley". Opinaba Sanger, que "el lecho conyugal es la influencia más degenerante en el orden social, y comenzó a abogar por "una asociación voluntaria" entre las parejas sexuales. Reemplazó con éxito el común denominador de la sociedad: la unidad familiar, por la satisfacción sexual individual.

Este fue el primer golpe que dio Paternidad Planificada a la estructura tradicional moral y familiar. Sanger veía el control de la natalidad como un instrumento en la lucha de clases y en este punto se suponía que estaba al lado de los pobres. Sin embargo, se volvió contra ellos, cuando su movimiento ganó impulso. Los pobres le disgustaban y veía el control de la natalidad como un medio de limitar la "maleza humana" que tanto detestaba. Quería preservar la libertad de la "estirpe superior", guardándola contra reformas que estaban basadas en una filosofía política de la "mera cantidad" y de la "calidad".

Detestaba el sistema de "un hombre equivale a un voto en la democracia", y escribió en su Birth Control Review ("Revista del Control de la Natalidad"): "Todos podemos votar, incluso los retardados mentales... el panorama no es alentador".

Según Elasha Drogin, autora del libro biográfico Margaret Sanger: Father of Modern Society ("Margaret Sanger: Padre de la sociedad moderna"), la visión de la Sra. Sanger acerca del gobierno ideal para EE.UU. era una en que la élite anglosajona imperaba por medio de una forma aristocrática de gobierno, en lugar de dejarlo a la superioridad numérica de una multitud de "personas inferiores" que tenían "una educación indiscriminada". El pensamiento de Sanger, según Elasha Drogin, autora de su biografía, era idéntico en teoría al de Hitler, quien examinaba personalmente el linaje de todos los posibles candidatos para los puestos públicos, tales como los SS y los guardias selectos.

Durante la década de 1920, Sanger comenzó a presentar su ideología en un libro titulado The Pivot of Civilization ("El giro de la civilización") en el cual escribió: "Los filántropos que proporcionan cuidados gratis de maternidad estimulan a los segmentos más sanos y normales del mundo a soportar la carga de la fecundidad irreflexiva e indiscriminada de los demás: lo que trae consigo... un peso muerto de desperdicio humano; en lugar de disminuir y dedicarse a eliminar las estirpes que más perjudican el futuro de la raza y del mundo, tienden a volverlas dominantes en un grado amenazador". Sanger veía a los pobres como una verdadera amenaza al poder político y económico de los protestantes anglosajones y blancos, por virtud de la superioridad numérica de los "inmigrantes eslavos, latinos y hebreos". Obteniendo un tremendo apoyo financiero de los grupos más intolerantes de EE.UU., Sanger estableció su primera clínica para el control de la natalidad en la ciudad de Nueva York, en un área densamente poblada de inmigrantes eslavos, latinos y judíos recientemente llegados de sus países. Procedió después a reclutar "dos o tres ministros negros", quienes apelarían a los negros del sur en favor de la aceptación del control de la natalidad. "No queremos que se corra la voz de que queremos exterminar a la población negra", dijo Sanger, quien opinaba que el ministro protestante era el hombre que podía impedir que prosperara esta idea, "si alguna vez se le ocurriera a algunos de los más rebeldes". Faye Wattleton quien fue presidenta de Paternidad Planificada es de la raza negra, quizás para lograr el mismo objetivo de tener una buena imagen, a pesar de la filosofía racista de esta organización. El lema de Margaret Sanger era "más niños de los capacitados, menos de los incapacitados", y en la lista Sanger no incluía a los latinos y negros entre los "capacitados".

Sanger conoció al Dr. Havellock Ellis en Inglaterra, quien la introdujo a su propia rama de ideología eugenésica, la cual éste había explicado en su libro The Problems of Race Regeneration ("Los problemas de la regeneración de raza"). En éste libro Ellis decía que sólo debía ayudarse a aquellas personas pobres que se sometieran voluntariamente a la esterilización quirúrgica. Abogaba por el "matrimonio complejo" que, bajo estrictas regulaciones, seleccionaba los padres considerados capaces de producir hijos genéticamente superiores. Su proposición era la misma de las casas de crianza Lebensborn del régimen Nazi. Los nazis también promovían la idea de que todo comportamiento sexual es normal mientras no resulte en un daño físico, idea que Paternidad Planificada todavía expone y escribe en un folleto que dice: "el sexo es divertido... viene en todo tipo de estilo, haz lo que te de placer, y pide lo que te de placer." Ellis, que usaba la droga mescalina, se convirtió en el primer amante de Sanger, quien poco tiempo después le pidió a su esposo el divorcio. Más tarde se casó con un millonario, porque según le escribió a otro amante, éste "podía con su riqueza hacerle la vida muy confortable" y "asegurar el éxito financiero" de su causa.

Sanger y su esposo vivían en casas separadas y sólo se comunicaban a través de secretarios personales, pero él se convirtió en la fuente principal de fondos para el movimiento del control natal, que hacia 1930 estaba compuesto de norteamericanos nativos, protestantes y blancos, con una educación y unos ingresos "mejores que el promedio". Para ese entonces ya Sanger tenía el poder y el dinero para presentar sus planes del "control social a través del control de la natalidad" al público norteamericano.

Sanger viajó entonces a la India para tratar de convencer a Mahatma Ghandi de que debía darle su apoyo, pero éste le contestó que "las ayudas artificiales (anticonceptivos) conducen a la satisfacción inmoderada de los deseos y son por tanto desmoralizantes y debilitantes". La filosofía de auto-control de Ghandi no se ajustaba a la ideología de Sanger de "libertad" sexual ilimitada. A continuación Sanger se reunió con Hitler, a quien le gustó inmediatamente la idea de establecer un sistema de recompensas a la "estirpe superior" por la producción de hijos. Sin embargo, Sanger se dio cuenta de que el público estadounidense no aceptaría un castigo para "las estirpes inferiores" que no usaran anticonceptivos, por lo que habló con varios legisladores de EE.UU. y les propuso que el gobierno diera donativos o dinero a los pobres que se sometieran a la esterilización. Éstos por supuesto rechazaron la idea. Sin embargo, dicha idea de cierto modo ha sido adoptada, ya que la Agencia para el Desarrollo Internacional de EE.UU. (USAID) ofrece incentivos económicos para la ayuda (préstamos y ayuda monetaria) a los gobiernos del Tercer Mundo que aceptan los programas de control natal y "educación" sexual de Paternidad Planificada y otras organizaciones de similar ideología. En la gran mayoría de los casos, la ayuda económica está condicionada a dichos programas, como denunció el Papa Juan Pablo II en su Exhortación Pastoral Familiaris consortio, número 30. (Véase La enseñanza de la Iglesia Católica sobre el control demográfico.)

La metodología de Sanger para motivar a los pobres a no tener hijos consistía en enumerarles las cosas que podrían hacer o comprar "con sólo no tener hijos", enfatizarles lo difícil que es la vida de una mujer a causa de los hijos, señalarles que el parto es un riesgo para la salud y que el control de la natalidad es lo mejor. Esta es exactamente la misma metodología actual de Paternidad Planificada en EE.UU. y de la IPPF (la federación a la cual ésta dio origen) a través del mundo entero. Sanger alegaba que la oposición de la Iglesia Católica al control natal era "un sentimentalismo tonto que causaba mezcla de razas y de clases, lo que sólo terminaría por hacer de la raza humana, una especie de individuos genéticamente retrasados". Dijo que la razón católica se había "degenerado terriblemente debido al celibato de sacerdotes y monjas", que "eran los más inteligentes y espléndidos", dejando la "raza católica racialmente inferior".

Por supuesto, la ideología racista de Paternidad Planificada tenía que llegar hasta su más lógica conclusión. Estadística tras estadística muestra el número desproporcionado de abortos y esterilizaciones realizados actualmente en hispanos y negros pobres, en relación con los norteamericanos de raza blanca y/o ricos. La proporción de mujeres negras que abortan es cerca de tres veces mayor que la de blancas, la tasa de esterilización también es mucho más elevada. El 35% de las mujeres puertorriqueñas han sido esterilizadas, cifra a la cual comienzan a aproximarse ya las de otros países hispanos. La propia Paternidad Planificada admite que las mujeres que dependen del bienestar social tienen más probabilidades de ser esterilizados que las otras, y se han reportado incontables casos de esterilizaciones involuntaria, no sólo en países del Tercer Mundo donde opera la IPPF, sino también en los EE.UU. Esto se denunció ante un juez federal del Distrito de Colombia, en 1974.

Aunque durante mucho tiempo Paternidad Planificada dijo en su literatura que el aborto mata a un ser humano, la propia Sanger opinaba que "a veces lo más misericordioso que una familia grande puede hacerle a uno de sus miembros es matarlo". Fue Havellock Ellis, aliado y amante de Sanger, quien determinó que los EE.UU. de los años 20 y 30 no estaba listo para justificar la matanza de un bebé por nacer, y le aconsejó a Margaret que se limitara a promover el control de la natalidad, es decir, los anticonceptivos, lo cual ella hizo. Fueron las Fundaciones Ford y Rockefeller las que financiaron las investigaciones que eventualmente llevaron a la fabricación de la píldora anticonceptiva, y todavía actualmente dichas fundaciones dan grandes cantidades de dinero para el control natal.

Con el dinero de la Fundación Brush, Sanger fundó la Federación Internacional de Planificación de la Familia o IPPF (International Planned Parenthood Federation) en 1952, y estableció su sede central en Londres, en oficinas suministradas gratuitamente por la Sociedad Inglesa de Eugenesia. Más adelante hablaremos también de la IPPF.

Paternidad Planificada utilizó un argumento para promover el control de la natalidad y obtener la legalización de los anticonceptivos hasta para menores de edad sin consentimiento o conocimiento paterno, que después utilizó también para promover la legalización del aborto "el derecho a la privacidad".

Al principio, antes de lograr la legalización del aborto en EE.UU., Paternidad Planificada alegaba en su literatura que se dedicaba a "lograr que la educación y los servicios de planificación familiar estuvieron disponibles universalmente, para que cesara la necesidad del aborto." Sin embargo, cuando la organización creció y cobró más fuerza, comenzó a promover el aborto como alternativa indispensable cuando fallan los anticonceptivos. A través de sus filiales en los países donde el aborto todavía es ilegal, como los de América Latina, la IPPF utiliza el mismo argumento de que sólo está tratando de impedir los abortos para así promover anticonceptivos y abortivos como la píldora, el dispositivo intrauterino, el Norplant y la Depo-Provera, logrando así la respetabilidad y la cooperación de incontables gobiernos. De esta manera quedan establecidas las bases para la futura legalización del aborto en esos países, el verdadero objetivo de Paternidad Planificada y de la IPPF.

En EE.UU., Paternidad Planificada emplea sus recursos para mantener la actual situación de aborto a petición a través de todo el embarazo. Lanzó una campaña en la cual prometió gastar un mínimo de 2 millones de dólares, más los recursos de sus 178 miembros asociados a través del país. Paternidad Planificada está en el negocio de los abortos. Fondos de impuestos obtenidos por Paternidad Planificada promueven y hacen posible la matanza de millones de niños no nacidos. El tamaño y la complejidad de las organizaciones afiliadas a Paternidad Planificada no impiden determinar a ciencia cierta cuánto dinero de impuestos reciben. En 1987, Paternidad Planificada reportó haber recibido 111 millones de dólares, el 40% de sus ingresos, del gobierno. Sin embargo, Paternidad Planificada de Nueva York reportó que el 60% de sus ingresos provino del gobierno.

Paternidad Planificada obtuvo en 1987 una ganancia de 4.6 millones para su oficina nacional y de 12.9 millones para sus afiliados, según Jo Ann Gasper, Asistente del Secretario para Asuntos de la Población, Departamento de Salud y Servicios Sociales. De la manera que Paternidad Planificada logra que el gobierno indirectamente contribuya a proveer servicios de abortos es uniendo los servicios de anticonceptivos y abortos en la misma clínica. Paternidad Planificada solicita fondos federales para operar un programa de planificación familiar, y recibe hasta el 60% del costo total de instalar la clínica, donde después, utilizando el mismo personal, muchas veces se llevan a cabo abortos, inclusive en menores de edad sin consentimiento o conocimiento paterno. Sólo en 1984, Paternidad Planificada llevó a cabo 88,824 abortos en sus clínicas y refirió casi cien mil mujeres a otras clínicas de aborto. En 1986, sólo por practicar abortos, Paternidad Planificada obtuvo $21 millones. En 1988, llevó a cabo 104,000 abortos. Paternidad Planificada tiene 850 clínicas a través de los EE.UU. y un presupuesto de 300 millones de dólares anuales. Según declaró su presidenta Faye Wattleton en aquel momento, los derechos "relacionados con la reproducción -- entre los cuales se incluye el aborto -- no son menos fundamentales que los derechos civiles".

Alfred Moran, quien en 1983 era director ejecutivo de Paternidad Planificada en la ciudad de Nueva York, declaró al New York Times las verdaderas intenciones de Paternidad Planificada con respecto al aborto: "Hasta que lleguemos a tener un contraceptivo perfecto, hasta que todo embarazo sea planeado y todos los niños que nazcan sean deseados o amados, Paternidad Planificada continuará proporcionando no sólo educación sexual y contraceptivos sino también abortos". En su Fact Sheet, (hoja de datos) Paternidad Planificada del condado Miami-Dade, en Miami, Estado de Florida dice: "El aborto es necesario para una planificación familiar efectiva, ninguna sociedad ha logrado un control de la fertilidad efectivo sin el aborto".

Los doctores James Ford y Michael Schwartz de la Free Congress Foundation analizaron en su libro Birth Control for Teenagers: Diagram for Disaster ("El control natal para los jóvenes: Diagrama para el desastre") los desastrosos resultados de los programas de "educación" sexual para jóvenes de Paternidad Planificada. Estos programas incluyen instrucciones específicas sobre el uso de anticonceptivos y no proporcionan guía moral, por lo que han aumentado la proporción de enfermedades venéreas, embarazos y abortos de adolescentes. Los doctores concluyeron que "el punto está claro: el apoyo gubernamental es un factor importante para ayudar a la gente a creer que actúa de acuerdo a la moral, ya que si el gobierno apoya la distribución de anticonceptivos a los niños y la instrucción en su uso, aún sin consentimiento o conocimiento paterno, entonces los programas y por ende la actividad sexual premarital, serán aceptados por la población adolescente y las agencias tendrán asegurada una buena clientela". La fuerte campaña de Paternidad Planificada, la cual ha convencido a muchos padres de que es imposible exigirle a la juventud la práctica de la castidad, ha logrado que éstos acepten y hasta ayuden a promover con sus dólares de impuestos hasta incluso las clínicas en las escuelas donde se distribuyen peligrosos anticonceptivos y abortivos. Durante un Desayuno de Paternidad Planificada en Miami, el 4 de mayo 4 de 1990, en el Joseph Caleb Center, la presidenta en aquel entonces de esta organización, Faye Wattleton, dijo: "Decirle a un adolescente que diga no [a las relaciones sexuales fuera del matrimonio] es como decirle a una persona crónicamente deprimida que tenga un buen día como cura para su enfermedad mental". Y añadió: "Debemos darles a los muchachos la oportunidad de ser responsables y hacer sus propias decisiones". Cuando se les hace creer a los padres que no pueden esperar que sus hijos permanezcan castos hasta que se casen y que los valores morales de los padres "simplemente no aplican a la juventud de hoy", la tarea de Paternidad Planificada se hace mucho más fácil. Por supuesto, la culpa no recae solamente en aquellos padres que se dejaron engañar, porque ellos fueron socavados en la formación moral de sus hijos por las escuelas públicas, el gobierno, la profesión médica y los medios de comunicación.

De otra manera no podría haber ninguna posibilidad de que Paternidad Planificada estuviera dando a menores una píldora cuyos efectos colaterales potenciales incluyen ataques cardíacos, apoplejías, flebitis, tumores en el hígado y los huesos, hemorragias cerebrales, etc., sin el conocimiento o consentimiento de sus padres. No habría posibilidad alguna de que esta organización hubiera colocado un dispositivo intrauterino (DIU), tan peligroso que muchos de ellos fueron prohibidos por la Agencia de Fármacos y Alimentos de EE.UU., en el vientre de jovencitas menores de edad sin que sus padres siquiera lo supieran. Y por supuesto, no habría posibilidad alguna de que esta organización pudiera matar a los bebés de jovencitas menores de edad ni de que ellas pudieran contraer herpes genital, SIDA y otras enfermedades sexualmente transmitidas. De hecho, si los padres tuvieran idea de lo que es capaz Paternidad Planificada, es posible que esta organización hace mucho tiempo no existiera.

Paternidad Planificada, luego de pasar por alto los derechos de los padres, logró también socavar la autoridad paterna. Paternidad Planificada fue al los tribunales para privar a los padres del derecho a participar en la decisión de su hija menor de abortar o no y ganó. En el caso Paternidad Planificada v. Danforth (1976), el Tribunal Supremo falló que una jovencita menor de edad, aunque necesita consentimiento para cualquier cirugía menor o para un tratamiento médico, no lo necesita para practicarse un aborto. El padre del bebé por nacer tampoco puede impedir que éste sea abortado, aunque la madre sea su esposa, como consecuencia de esta "victoria" lograda por Paternidad Planificada. En el caso Paternidad Planificada v. Belotti (1980), a los padres se les privó del derecho a ser informados de la decisión de su hija menor de abortar, aunque un juez lo permitiera. Actualmente los padres tienen que hacerles frente a las consecuencias físicas y emocionales que pueda tener el aborto en sus hijas menores, inclusive costear el tratamiento médico, pero no se les permite tomar parte en la decisión de ellas de abortar, por lo que tienen las obligaciones pero no los derechos paternos.

¿Cuál es la ideología de Paternidad Planificada en lo que concierne las relaciones sexuales entre adolescentes? Paternidad Planificada dice que hay que ayudarlos a sentirse "cómodos con su sexualidad", no a reprimirla, por lo que promueve la "educación" sexual libre de valores morales a través del mundo entero, cuyo objetivo primordial es la promoción del uso de anticonceptivos, a lo cual Paternidad Planificada llama "relaciones sexuales responsables". Una de las prioridades de Paternidad Planificada es la apertura de clínicas en todos los colegios públicos donde se distribuyen anticonceptivos y se refiere a las jóvenes al abortero. Durante la Conferencia de Prensa del 4 de mayo de 1990 en Miami, la presidenta de Paternidad Planificada en aquel momento, Faye Wattleton, dijo que la nueva clínica que planeaba abrir dicha organización en un colegio público incluiría consejería para dar información sobre dónde obtener un aborto, y que aunque por el momento no había planes de llevarlos a cabo en dicha clínica, esa opción permanecería abierta.

Paternidad Planificada oculta la verdad a las jóvenes sobre los efectos de la píldora. En su revista Family Planning Perspectives (vol. 21, no. 2) declara que ésta no presenta riesgo alguno. El volante que distribuye Paternidad Planificada del Estado de la Florida afirma que es un mito que la contracepción es peligrosa, que los contraceptivos orales como "la píldora", "representan un riesgo muy mínimo para jóvenes menores de 18 años y que "el riesgo mayor es no impedir el embarazo".

Paternidad Planificada, fiel a su fundadora Margaret Sanger, continúa enseñando su misma ideología. A los niños les enseña que no hay "ni bien ni mal" en asuntos de sexualidad, sino que simplemente tienen que explorar todos los aspectos y tomar su propia decisión, aunque esta difiera de los principios morales que sus padres les enseñaron. Paternidad Planificada ha definido a la familia como la relación que existe entre personas que viven juntas, lo cual iguala a las relaciones homosexuales con el matrimonio. En una guía para la "educación" sexual, Paternidad Planificada dice que los valores son principios y creencias que desarrollamos pero que cambian con el tiempo, y que es importante que cada persona decida por sí misma cuáles son sus valores, sin importar lo que digan los demás. El mensaje que Paternidad Planificada transmite a los estudiantes en sus cursos de "educación" sexual, es que cada persona tiene el "derecho" a tener relaciones sexuales con cualquiera, y que el compañero depende sólo de la "preferencia sexual" de la persona. Paternidad Planificada les enseña a menores de edad en sus cursos de "educación" sexual, que los juicios y normas de moral tienen poco o nada que ver con la sexualidad.

Paternidad Planificada le hace perder el pudor a la juventud, no solo hablándole de relaciones sexuales y anticonceptivos, además de despreciar la moral, sino también a través de sus actividades. La filial de Paternidad Planificada de Washington dio un "baile al preservativo". La pista de baile fue decorada con preservativos inflados de diferentes colores y las "festividades" concluyeron con un concurso de inflar preservativos. En Miami, Estado de la Florida, la oficina de Paternidad Planificada también dio una fiesta donde distribuyó preservativos a los jóvenes asistentes y rifó discos y entradas a un concierto del grupo Menudo. (Paternidad Planificada utilizó a este grupo musical de jóvenes para producir comerciales de servicio público para radio y televisión.) En un periódico de una escuela secundaria, Paternidad Planificada anunció sus "servicios" de "consejos", dirigidos a jóvenes menores de edad, informándoles que pueden recibirlos sin que sus padres lo sepan. Paternidad Planificada utiliza la música para llegar con su mensaje hedonista. Los cantantes Tatiana y Johnny (quien formaba parte del grupo Menudo), grabaron una canción para Paternidad Planificada llamada "Cuando estemos juntos", que ha recorrido EE.UU. y Latinoamérica. Este proyecto para "comunicar la planificación familiar" a los jóvenes fue costeado por los servicios de población de la Universidad John Hopkins y la canción se transmite en un número de países hispanos, acompañada de un mensaje de la filial local de la IPPF. Tatiana Palacios también dio una charla en el último congreso de Paternidad Planificada en Brasil, sobre cómo comunicar la "planificación familiar" a través de la música.

Como dijimos anteriormente, Paternidad Planificada socava la autoridad paterna. Un libro de Paternidad Planificada, que se utiliza en las escuela públicas de EE.UU. y que se titula The Perils of Puberty, dice: "Hay ciertas cosas sobre las cuales tú no deseas hablar con tus padres". Un anuncio de Paternidad Planificada en Dallas, Téxas decía: "Si tus padres son tan estúpidos que no te dejan obtener anticonceptivos, llama a Paternidad Planificada". Por supuesto, Paternidad Planificada no se preocupa de informar a los jóvenes respecto a los beneficios emocionales y morales de la castidad (la cual no le produce dinero a Paternidad Planificada), sino que les proporciona píldoras y otras drogas y artefactos anticonceptivos y abortivos, y les sugiere que tengan relaciones sexuales "responsables", es decir, sin hijos por medio del uso de anticonceptivos.

Paternidad Planificada es la asociación miembro en EE.UU. de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), que se describe a sí misma, irónicamente, como una institución dedicada a los derechos humanos que "comenzó con un movimiento para liberar a las mujeres de tener demasiados hijos". La IPPF se fundó para proporcionar un vínculo internacional a las actividades de Paternidad Planificada.

Al igual que Paternidad Planificada de EE.UU., la IPPFF presenta una falsa imagen al público. Las ramas de la IPPFF, especialmente en los países hispanos, quieren dar la apariencia de ser benefactores de la familia, por lo que han adoptado nombres como "Asociación Pro Bienestar de la Familia Ecuatoriana", "Asociación Argentina de Protección Familiar", "Sociedad Civil de Bienestar Familiar en Brazil", etc. Todas estas asociaciones tienen los mismos objetivos de la IPPF y trabajan para lograr políticas demográficas y servicios de "planificación familiar" gubernamentales.


(Tomado de http://10birthcontrol.blogspot.com/search/label/01%20Margaret%20Sanger) 

No hay comentarios: