martes, 18 de diciembre de 2012

DIGNIDAD HUMANA Y REVOLUCIÓN CULTURAL


Nunca antes en la historia se había insistido tanto en la dignidad humana como fundamento del ordenamiento jurídico y en la primacía de los derechos inalienables de la persona, pero también es cierto que nunca en la historia de la juridicidad como ahora se había olvidado el interés general como límite de ésta.

Se ha pretendido construir una doctrina personalista donde se caricaturiza su dignidad reduciéndola exclusivamente a la libertad y ésta a la ausencia de coacción, el deseo o el apetito sin limitación alguna sería fundamento del derecho, por tanto dentro de tan sui-generis personalismo la autonomía individual vendría a ser el único valor fundante del ordenamiento jurídico, sin importar la alteridad como elemento esencial del derecho o el cumplimiento del deber y menos el bien común.

El derecho a hacer valer como derecho cualquier acto del querer estatal o individual aunque a veces sea limitado por razones de utilidad, sería el absoluto relativismo: todos pueden hacer valer como derechos las cosas más extrañas, contradictorias e incluso absurdas; sin lugar a dudas tendríamos que concluir que la anarquía sería un derecho. Estamos abocados ante un inexorable envilecimiento so pretexto de la vigencia de un nuevo dogma o mejor de una utopía bautizada por algunos como el libre desarrollo de nuestra animalidad, perfecta caricatura del verdadero desarrollo de la personalidad que le propone al hombre liberarse incluso de su propia naturaleza, lo cual ha comportado un rápido proceso de disolución moral o de envilecimiento colectivo que si no se frena acaba perdiendo todo sentido el concepto clásico de libertad social como libertad dentro de un orden. Al final, vendrá la guerra de todos contra todos.

Lo anterior ¿no es acaso el sustento ideológico del derecho a la dosis personal, al suicidio, al aborto, a la unión homosexual, a la eutanasia, a la eugenesia, al incesto, a la maternidad incógnita, a la zoofilia, etc., reconocidos por diferentes tratados internacionales y por la gran mayoría de los ordenamientos jurídicos nacionales y justificados en nombre de los nuevos dogmas laicos?.

La tolerancia, el pluralismo y la no discriminación, a los que toda la sociedad está siendo conducida, ya fuere mediante los programas estatales implantados por el ministerio de educación  y de salud, o ya sea a través de las decisiones proferidas por la Corte Constitucional  en las sentencias que hacen relación al libre desarrollo de nuestra personalidad. Habiendo perdido el Estado su dimensión moral, se convierte en un claro promotor del desorden. Es una auténtica revolución cultural en la que el colegio donde estudian nuestros hijos, nuestras familias, la empresa donde trabajamos, la mentalidad, la política, la religión, la moral, el derecho, en síntesis toda nuestra vida deberá conformarse a esos postulados "políticamente correctos". Con gran agudeza se lee en el prólogo del texto La Revolución Cultural, un "smog" que envenena a la familia chilena: "Sí, una revolución que penetra como un smog en todos los ambientes, contaminando gradualmente leyes y costumbres, corroyendo los principios, eliminando las nociones del bien y del mal e implantando una nueva moral atea y relativista y que además prepara el clima jurídico y publicitario para que se persiga a quienes le opongan alguna resistencia", se trata de un programa de desconstrucción de los restos de la sociedad de inspiración cristiana, para imponer un modelo relativista en lo ideológico y amoral en las conductas, su fundamento doctrinario se encuentra en una peculiar interpretación de los derechos humanos, haciendo total abstracción de la enseñanza de la iglesia y de la índole cristiana de nuestro pueblo. Desde luego, todo lo anterior ejecutado por la dictadura de los tolerantes quienes están practicando una cirugía social de gran envergadura, cercenando la raíz cristiana de nuestra sociedad e imponiendo un pansexualismo freudiano demoledor de la familia y de todas nuestras tradiciones.

Sin tapujos, Rodolfo Llopis, diligente del PSOE, en los años de la II República española, reconoce la agenda que el socialismo ha diseñado sobre el tema:

"Para mí no hay revolución simplemente porque se lleve a efecto un cambio de régimen político. Ni siquiera hay revolución cuando junto al cambio político hay un cambio social. Para mí, el ciclo revolucionario no termina hasta que la revolución no se haga en las conciencias... hay que apoderarse del alma de los niños".

Después vendría —hoy lo vivimos en nuestra política— lo que proponía el pensador italiano Antonio Gramsci: marxistizar al hombre interior sin violencia o derramamiento de sangre, no importa conquistar las calles y ciudades, lo que se debe conquistar es la mente de la sociedad civil, sobre todo en Hispanoamérica y en el sur de Europa, se deben deconstruir todos los hábitats, las costumbres y las instituciones sociales donde el catolicismo romano ha guiado más profundamente el pensamiento y las acciones de la generalidad de las poblaciones y eso se ha cumplido al pie de la letra, por los organismos estatales y judiciales mencionados.

Es necesario, en cumplimiento de los cometidos de la revolución cultural, alterar esa mente, convertirla en su opuesto en todos sus detalles, de manera que se convirtiera no simplemente en una mente no cristiana sino en una mente anticristiana. Tales metas se han logrado por medio de una revolución tranquila y anónima en nombre de la dignidad y de los derechos del hombre y en nombre de la autonomía y libertad con respecto a las restricciones exteriores.

La ideología de los derechos humanos que impera en la hora presente acaba impulsando la liberación absoluta del hombre, de toda clase de dominaciones y potestades, incluso las constitucionales. En su origen, el hombre liberal se independiza no sólo de los reyes y de los privilegios, sino básicamente de Dios, de su ley y de la religión, luego de los desigualdades materiales y en la hora presente buscan liberarnos de todo aquello que limite la autonomía, empezando por nuestro cuerpo, es la primacía del cuerpo individual, a que la razón ahora se somete. Hoy, los blancos favoritos de la revolución cultural no son los cuarteles militares o las instalaciones públicas, como otrora acontecía, hoy como ya se dijo, es el alma de los niños, en un trasbordo ideológico inadvertido que se produce de manera imperceptible en toda nuestra cultura. La toma del palacio de invierno decía el mismo Gramsci refiriéndose al poder político es lo último, antes deberá preceder la toma de la cultura, nuestro inefable Nicolás Gómez Dávila lo resume en una de sus extraordinarias sentencias doctas o escolios como popularmente se le conocen: "La revolución solo invade palacios previamente desertados".

ALEJANDRO ORDÓÑEZ MALDONADO

No hay comentarios: