jueves, 4 de agosto de 2016

¿Se nos pide respeto o se nos pretende adoctrinar?



De nuevo con el tema de la más reciente estrategia usada por los propulsores de la agenda LGBTI de reingeniería social, por medio de la implantación de la ideología de género.

Surge en todo este tema una distinción que consideramos necesaria hacer para contribuir a la claridad sobre lo que está en discusión.

Una cosa es que se exija a todos que respetemos a las personas sin importar ningún aspecto de su personalidad, lo cual es parte de la buena educación que se supone todos recibimos en casa de parte de nuestros padres. Ahí nadie discute nada.

Pero otra cosa bien distinta es que se pretenda exigir dicho respeto, PERO afirmando implícitamente que la forma de dar ese respeto a la comunidad LGBTI es permitiendo a escala nacional el adoctrinamiento en la ideología de género. Eso es algo bien distinto.

Esperamos se comprenda lo que queremos decir. 

Vamos a ver algunos ejemplos:

1) Para respetar a los campesinos y reconocer su labor, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamante, respetarlos.

2) Para respetar a quien tiene una discapacidad física, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

3) Para respetar a las personas con alguna discapacidad mental, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

4) Para respetar a quienes ejercen autoridad, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

5) Para respetar a los ancianos, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

6) Para respetar a las mujeres, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

7) Para respetar a nuestros vecinos, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.


POR LO TANTO...

Para respetar a la comunidad LGBTI, NO se requiere ser adoctrinados en ninguna ideología, se requiere, sencillamente, respetarlos.

Entonces uno se pregunta:

¿POR QUÉ LA COMUNIDAD LGBTI, O POR LO MENOS QUIENES APARECEN COMO SUS VOCEROS, AFIRMAN Y PRETENDEN QUE PARA RESPETARLOS DEBEMOS SER ADOCTRINADOS EN LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO?

Y no solo eso...

¿Por qué pretenden que esta adoctrinación se haga desde la infancia, siendo que obviamente los niños no tienen la madurez necesaria para emitir juicios informados al respecto de estos temas?

Este es el punto principal alrededor de todo esto. Se nos pretende vender la idea de que la comunidad LGBTI es tan especial, que se requiere un adoctrinamiento de la entera sociedad.

Pero, ¿En qué se nos quiere adoctrinar? en la ideología de género. Y ¿Qué es la ideología de género? 

La ideología de género es un amplio conjunto de afirmaciones acerca de los seres humanos, en especial acerca de su esfera sexual, SIN NINGUNA base científica, producto enteramente del capricho de algunos escritores y propagandistas, que han visto en dicha ideología la mejor manera de racionalizar el modo de vida que han elegido.

Copiaré aquí algunas de sus afirmaciones, tomándolas nada más y nada menos que de un documento del Ministerio de Educación Nacional, llamado "Ambientes escolares libres de discriminación". Ponemos las citas del documento en cursiva y negrita.

Así definen sexo:

"Tradicionalmente hemos comprendido que el sexo determina la condición de ser mujeres u hombres; sin embargo, esto no es así. Se hace necesario entender que la noción de sexo hace referencia a las características de orden biológico que diferencian unos cuerpos de otros".

Esto significa, palabras más palabra menos, que el sexo es solo el conjunto de características biológicas con las que nacemos. 

"Se debe empezar por deconstruir la idea de que solo existen dos sexos y abrir la posibilidad de entenderlos más allá de aquello que históricamente se nos ha enseñado".

Este es el objetivo, borrar milenios de historia humana, y reemplazarlos por sus absurdas ideas que, repito, no cuentan con ningún apoyo ni en la ciencia, ni en la lógica, ni mucho menos en el sentido común.

Así definen género:

"El género puede entenderse como el conjunto de construcciones socioculturales que determinan las formas de ser hombres o mujeres en un tiempo y una cultura específicos. Esto implica que dichas construcciones no son fijas, sino cambiantes y transformables".

Este es el corazón de la ideología de género. El género es el conjunto de imposiciones socioculturales que se han ido construyendo con el tiempo, y que en cada época y sociedad, determinan lo que es ser mujer o ser hombre. 

DE TAL MANERA que lo que es un hombre o una mujer, NO DEPENDE del sexo biológico, sino que depende de la cultura y de la época a la que se pertenece, es una CONSTRUCCIÓN SOCIAL.

Y la locura continúa con las siguientes afirmaciones ya abiertamente descabelladas:

"Partiendo de esta distinción, es importante entender que históricamente a los cuerpos, en razón de su sexo, se les ha asignado un papel particular que deben cumplir, asociado directamente al género; así, a las personas que nacen con un cuerpo de hembra se les ha exigido ser mujeres y a las personas que nacen con un cuerpo de macho se les ha exigido ser hombres".

Tal y como lo leen tus ojos estimado lector: a los que tiene cuerpo de HEMBRA, se les ASIGNA ser mujer. A los que tienen cuerpo de MACHO, se les asigna ser hombres.

Es realmente imposible escribir mayores estupideces en tan poquitos renglones.

De tal manera, querido lector, que si has vivido toda la vida creyendo que eres hombre, eso solo se debe a que la sociedad, debido a tu cuerpo de nacimiento, te impuso ser hombre. Y si se trata, por el contrario, de una amable lectora, y has vivido tu vida creyendo ser mujer, eso solo se debe a que por tu cuerpo de nacimiento la sociedad te impuso comportarte como mujer. Pero nada más, pura imposición social.


Podríamos continuar copiando aquí citas del fatídico documento, pero ya las esenciales están puestas y además solo lograríamos aumentar nuestro asombro al ver cómo un conjunto de afirmaciones tan profundamente contrarias a la realidad de las cosas, a la lógica, a la ciencia y al sentido común, puedan hoy contar con tal hegemonía en las mentes modernas. Si en la primera mitad del siglo pasado un filósofo belga, Marcel de Corte, pudo escribir un libro titulado "La inteligencia en peligro de muerte", hoy habría que escribir uno titulado "Los funerales de la inteligencia".

Pues bien, es con esta ideología con la que se pretende ADOCTRINAR a los colombianos, comenzando por los más pequeños en los colegios públicos y privados. Usando para ello la estrategia de que dicho adoctrinamiento sería necesario para alcanzar el respeto y erradicar, por tanto, los lamentables episodios de discriminación.

Pero, si como decíamos al inicio en los ejemplos propuestos, ningún "colectivo" exige adoctrinamiento, tan solo respeto, ¿Por qué el colectivo LGBTI exige, además del respeto, que aceptemos como verdaderos los postulados demenciales de la ideología de género?

Evidentemente estamos ante una hábil y sutil estrategia de colonización ideológica, en la que so capa de derechos humanos y lucha contra la discriminación, se pretende realizar un adoctrinamiento a gran escala de la sociedad.

Conviene despertar y difundir lo más posible esta información, para levantar la máscara a un movimiento que, aunque se presenta por fuera cubierto con piel de oveja, es en realidad un lobo que busca la destrucción de las bases mismas de la sociedad.

¡Dios bendiga a Colombia!



Leonardo Rodríguez


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente

Anónimo dijo...

La reflexión es muy interesante.

En ocasiones los cristianos a la hora de defender nuestras posturas y atacar las contrarias caemos en una trampa que nos tienden los contrarios. En ocasiones somos conscientes de ello pero la obviamos por la evidencia de si falsedad- dándole poca importancia pero obviando que en ciertos espectros de la sociedad va calando como gotita a gotita que horada la piedra. Y esta trampa es partir de la base de que nosotros los cristianos 'no somos científicos' y nuestros rivales, sí. Incluso en su sentido más negativo: como si el simple hecho de enfrentarse a un cristiano diera inmediatamente carta de ciencia y autoridad a cualquier argumento defendido por el atacante al cristiano. Evidentemente esto es una tontería, pero a mucha gente le ha calado.

El tema de la ideología de género que tratas es un buen ejemplo del error en el que caen los que la defienden y la oponen como 'científica' frente a las tesis de los católicos. En España también ha salido últimamente alguna Ley que dice cosas como que 'el género de una persona depende únicamente de su voluntad y que tiene derecho a escogerlo únicamente en referencia a la comunicación de esta voluntad'. Y esta afirmación- que nosotros consideramos por supuesto falsa- es, en el mejor de los casos, profundamente acientífica. Lo que es evidente es que si eso del género fuera inobjetivable y el juicio acerca de ello irreproducible esa afirmación sería, en el mejor de los casos, algo que habría que creerse, ante lo que habría que hacer un acto de fe.
Los cristianos a veces no insistimos suficientemente en esto. Que muchas veces las tesis que se enfrentan a las nuestras son ciertamente acientíficas y que requieren actos de fe. De vez en cuando es interesante insistir en esto.

Muy interesante el blog.

Saludos.

Quidam dijo...

Muchas gracias por comentar. En ocasiones se siente un poco la soledad en la zona de comentarios y se pregunta uno si hay vida más allá de la pantalla.

Lo que usted señala es cierto y muy curioso. Pues justo en una época que se enorgullece de haber tirado las cadenas de la "superstición" gracias a la veneración por la ciencia, resulta que aparece algo como la ideología de género, de espaldas a la ciencia, y se impone hegemónicamente en el ámbito "cultural". Por ahí se ve que la pretendida veneración de la ciencia no es más que una hábil estrategia para rechazar lo que incomoda, pues cuando es la ciencia misma la que incomoda no dudan en rechazarla con igual vehemencia.

Leonardo Rodríguez

Anónimo dijo...

YO he descubierto el blog hace no mucho gracias a un amigo. Y lo sigo con interés aunque uno no sea muy dado al comentario.