domingo, 9 de abril de 2017

Domingo de ramos

Ha dado inicio la semana santa o semana mayor. Esta semana es de muchas maneras el centro del catolicismo, en ella se conmemoran los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, Dios y hombre verdadero, fuente de toda gracia para el género humano. De ahí la grandeza y la centralidad de esta semana.

¿Cómo vivir esta semana debidamente? Ante todo dejar de lado la idea de irse de vacaciones, mucho menos a la playa. Es propio de una sociedad consumista y materialista la costumbre de usar justo los días santos para ir de vacaciones, y que dicha costumbre se haya generalizado entre católicos es algo de lamentar. 

Es una semana para dedicarse de manera especial a la oración y al recogimiento. Redoblar el número y la calidad de las oraciones que tenemos normalmente durante el resto del año, añadir algunos sacrificios a parte de los mandados por la iglesia relativos a ayunos y abstinencias. También conviene sacar tiempo para releer los relatos de la pasión de Jesucristo que se encuentran en los evangelios y tratar de meditar en sus sufrimientos, padecidos todos por amor a los hombres.

Y por supuesto asistir a las celebraciones litúrgicas que conforman los ritos de esta semana santa. Los textos de las misas de estos días santos están llenos de pasajes que pueden servir para meditar en el profundo amor de Dios por la humanidad, llevado hasta el extremo de la muerte en cruz por salvar a todos (aunque no todos efectivamente se salven).

¡Que esta santa semana sea una oportunidad propicia para renovar con fuerza nuestros compromisos como bautizados y alcanzar así la gracia de combatir el buen combate en estos tiempos en que nos ha correspondido vivir!


Leonardo Rodríguez


No hay comentarios: