martes, 15 de octubre de 2013

SIGNIFICADO DEL VERBO SER COMO CÓPULA EN EL JUICIO



Acabamos de ver que el término ser, en su significado principal, expresa el acto más radical del ente  (actus essendi), la propiedad fundamental de cualquier realidad. En este sentido podemos decir, por ejemplo, «Pedro es», «yo soy», los «entes son».

Aunque el ser no es exactamente lo mismo que el existir, sin embargo para expresar que «Pedro es», habitualmente decimos «Pedro existe».

Además de este significado fundamental, el ser aparece como verbo de continuo en el lenguaje, formando parte de todos los juicios con la función de unir el sujeto y el predicado. Unas veces se presenta explícitamente («esta ley  es incompleta», «mañana  es domingo»), y otras de manera implícita («hoy hace sol», «Juan camina», que equivalen a «hoy  es un día en que brilla el sol» y «Juan es caminante»). Esta es la llamada función copulativa del verbo ser, que actualmente es la más utilizada.

En el uso del verbo ser como cópula, cabe distinguir varios aspectos:

a)  El ser expresa la composición de sujeto y predicado en cualquier enunciado que hace la mente. Por ejemplo, en la proposición «el caballo es veloz», el  “es” une el predicado veloz al sujeto gramatical caballo. En esta acepción el  ser no es algo en la realidad, sino sólo en el acto de la inteligencia que juzga. En este sentido, el ser sirve también para hacer juicios sobre cosas que no son reales, o incluso une sujeto y predicado en juicios falsos, como cuando decimos, por ejemplo, que el hombre es irracional.

b)  El ser sirve para expresar que una perfección pertenece a un sujeto: en «el lápiz  es negro» el  “es” indica que el color negro afecta actualmente al lápiz.

c)  Además, el ser del juicio significa también que esa atribución del predicado al sujeto corresponde verdaderamente a la realidad, es decir que es verdad lo que se afirma en una proposición. Para indicar esta función del verbo ser, se habla del ser como verdadero. Así, cuando se quiere expresar que algo no es verdadero, se dice que no es; y si una determinada composición de sujeto y predicado no es conforme a la realidad, es decir es falsa, decimos que no es.

Estos tres aspectos están íntimamente unidos en cada juicio. Así, cuando decimos que «la tierra es redonda» hacemos una composición en el lenguaje, al unir el predicado «redondo» al sujeto «tierra» indicamos la pertenencia de la «redondez» a la tierra y, por último, expresamos que esto es verdad.


Esta función copulativa del término ser, se fundamenta en su significado principal de ser como acto. Como hemos visto, el ser es el acto constitutivo de todas las perfecciones sin el cual ninguna de ellas sería. De ahí que para expresar que una perfección se da en un sujeto acudamos al verbo ser.

(tomado del libro cuya imagen encabeza la entrada)

No hay comentarios: