domingo, 13 de octubre de 2013

LA ESENCIA, MODO DE SER DE LOS ENTES




Las cosas  son, y al mismo tiempo son  algo, poseen una determinada naturaleza. A la pregunta sobre  qué es esa cosa, respondemos diciendo: es un libro, una mesa, un perro. Esos nombres expresan  lo que las cosas son, es decir, su esencia, lo que los define, al margen de otras determinaciones accidentales y mudables. Por ejemplo, no cabe duda de que un águila no es una suma de cualidades, sino que tiene una consistencia interna, un núcleo central del que brotan sus múltiples características, que nosotros captamos gracias a nuestra inteligencia, y expresamos en su definición y en el nombre águila que le imponemos.

Esencia es, pues, aquello que hace que una cosa sea lo que es. Todas las cosas tienen, por una parte,  ser, y en este sentido las llamamos entes; pero al mismo tiempo, todas ellas poseen una esencia, por la que reciben nombres distintos. En virtud de su esencia el hombre es hombre, el vino es vino y el agua es agua, y no otra cosa cualquiera de las que componen el universo.


Aparece así, en todas las cosas, una dualidad de principios constitutivos,  el ser y la esencia; son dos aspectos indisociables y necesarios en cualquier realidad existente en el mundo. Más adelante se estudiará con detenimiento la relación entre estos dos principios y su función propia en la constitución de las cosas. Por ahora, basta observar que un pino, un asno, un metal, es decir, la esencia de los entes, implica un  modo de ser, una determinada modalidad del ser de las cosas: el universo se nos presenta como un conjunto armonioso de realidades que, teniendo el ser como propiedad común, se diversifican específicamente según una variedad de esencias o naturalezas.


(tomado del libro cuya imagen encabeza la entrada)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estuve pensando: la muerte existe? Y si no existe, ¿cómo mata? Porque en sí no tiene ser, y sin embargo "es": se muere un pájaro, se muere un hombre...¿Cuál es la entidad de la muerte que no siendo, es? Se la define, acaso, por la consecuencia que produce, es decir, la inexistencia de algo que existía? O es simplemente un concepto transeúnte, como ella, en la mentalidad humana?
Melitón.

el Quijote dijo...

Buen día:La muerte como tal no existe, lo que existen son seres que mueren, es decir, que dejan de ejercer sus funciones vitales. Como el movimiento, que no existe, sino cosas que se mueven. La muerte es un accidente que le ocurre a una substancia, por tanto requiere la substancia para existir de alguna manera, en este caso el ente al que le acaece eso que llamamos morir.