martes, 26 de mayo de 2015

¿A qué se llama 'virtudes'?: breve léxico tomista

Virtudes:

Son hábitos buenos o cualidades estables buenas que disponen para obrar el bien fácil y deleitablemente. Se dicen adquiridas, si se logran por las solas fuerzas naturales; e infusas, si se tienen sólo por ser infundidas por Dios.


Sto. Tomás habla de diversas clases de virtudes: virtudes intelectuales, morales (adquiridas o infusas), virtudes teologales y virtudes heroicas. Virtudes intelectuales son aquellos hábitos que perfeccionan el entendimiento para obrar bien en su actuación: tales son la intelección de los primeros principios, la sabiduría, la ciencia, el arte. Las morales son las cuatro virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) con las que les son anejas. Las teologales son la fe, la esperanza y la caridad, siempre infusas. Las virtudes heroicas no son otras formalmente que las teologales y morales, pero no ya reguladas por la mera razón del hombre, sino por la acción poderosa del Espíritu Santo y sus Dones (cf. Dones del Espíritu Santo): tales virtudes son las de los santos, y su norma no es «el justo medio» de la razón, como ocurre con las morales o teologales ordinarias, sino el mismo Espíritu Santo, que lleva al cristiano mucho más allá, v.gr.: a alegrarse de ser pobre y hasta de verse perseguido por Cristo. Sus actos son las «Bienaventuranzas evangélicas» (Mt 5,3-12), que son efecto de los Dones del Espíritu divino. Los llamados «frutos del Espíritu Santo» (Gal 5,22-23) son «actos eximios», no sólo de los dones, sino también de las virtudes teologales y morales.

(Texto tomado del breve léxico puesto al final de la edición de la Summa Teológica de la BAC)

No hay comentarios: